Busca en Nuestro Blog

Cargando...

Ingresa a Nuestros Archivos Secretos

Translate / Traducir

17 mayo, 2013

¿Desabastecimiento en Venezuela?

Obligatorio Recordar
No hay mucho que entender de la escasez de productos de primera necesidad en Venezuela. Para quienes hayan revisado la historia profunda de nuestra América, podrán ver casos similares en países como Cuba o en el Chile de Allende. Las maniobras de sabotaje han existido desde tiempos remotos, nada es nuevo.
Y justamente los productos de primera necesidad son los que siempre faltan, los suntuarios siempre existen, nunca desaparecen. La maniobra es inteligente, astuta, al mismo tiempo que brutal e inmisericorde. El caso venezolano es patético, por un lado una empresa monopólica abastece el mercado de productos secundarios mientras no alcanza a proveer los de primera necesidad. Las voces caprilistas gritan que no tiene materia prima, no alcanzan a abastecer el mercado así trabajen 24/7 defendiendo así a la compañía privada que tiene en ascuas a un pueblo. 
La realidad es otra, la escasez es provocada, intencional para crear el caos y crear en la población miedo y hasta muchas veces pánico. Voces acusan a los revendedores, a quienes llaman personas de bajos recursos, que prefieren vender el producto en países vecinos para ganarse un dinero extra con el cambio de moneda. Podrá ser, pero no son pobres quienes lo hacen, porque al ser catalogados como gente de bajos recursos no tienen el sustento económico para desabastecer a todo un supermercado. Tal vez gente poderosa y con intereses mercantilistas y mezquinos estén detrás de estos comerciantes informales (pobres), pero este no es argumento válido para explicar el desabastecimiento general. Pero digamos que lo es, ahora pregunto a esas voces caprilistas acérrimas, ¿Y cuándo se encuentran escondidos toneladas de productos en bodegas, en silos o han sido tiradas en ríos? ¿Debemos culpar a los pobres? ¿O tenemos que abrir los ojos, dejar el odio y darnos cuenta que esto es un plan desestabilizador contra el gobierno de Maduro como antes fue al de Chávez? Y con esto pierde el pueblo venezolano, claro y además de crear el miedo, los caprilistas ahora pueden hablar y decir que no tienen que comer por culpa del gobierno socialista. 

Pero los caprilistas continúan hablando, no callan, ahora además de hablar, agreden, asesinan, aupados por su cabecilla, entran con cascos y cornetas a las reuniones de la asamblea y agreden para luego darse de víctimas, y son machísimos al hablar mal de su país al que dicen querer defenderlo. 
Como ese es su papel defienden a la empresa monopólica, dicen que cómo el pobrecito empresario va a dejar de vender sus productos si ese es el ingreso mensual para mantener a su humilde familia. Y justamente aquí está otro puntal que debe ser investigado para comprobarlo de una vez, más bien dicho por enésima vez, capital extranjero inunda Venezuela para crear desestabilización. Por dejar de vender sus productos estos por detrás reciben dinero, prebendas, dadivas, es aquí cuando se justifica el presupuesto anual de organismos como la USAID.  Esta agencia es norteamericana y anualmente destina decenas de millones de dólares para intentar desestabilizar países progresistas de América Latina.
En el libro de los periodistas Eva Golinger y Jean Guy Allard, La Agresión Permanente, para el año 2010 el presupuesto de la USAID aumentó un 12%, donde 13 millones de dólares fueron para “promover la democracia” en Venezuela. Esto subió en 2012 donde el presupuesto alcanzó los 20 millones de dólares. Desde el 2002, EE.UU. ha gastado 100 millones de dólares en grupos anti-chavistas en Venezuela.
Esta agencia, tapadera del Departamento de Estado y de la CIA, fue expulsada de Bolivia luego de que durante 50 años gastaron en ese país 2.000 millones de dólares. Se supone que esto estaba designado para “ayudar” a Bolivia, pero los índices que tenía ese país antes de que asuma la presidencia Evo Morales eran alarmantes, ¿A dónde fue a parar tanto dinero? Algo a ayudar, lo demás a desestabilizar, comprar conciencias y enriquecer inmensamente a uno cuantos. Rusia también la sacó a patadas de su país hace pocos meses atrás. Hablar del presupuesto de injerencia de agencias norteamericanas en Cuba como la USAID necesitaría una monografía entera, sólo como dato, se han perpetrado más de 600 intentos de asesinato contra Fidel Castro Ruz, todo el dinero y las ideas para estos magnicidios provenía de Washington.
Pero para que los caprilistas, que duro debe ser que a uno le llamen caprilista luego de conocer la historia de esta piltrafa humana, sepan, y para que también lo sepan los ciudadanos norteamericanos que pagan impuestos, peor ahora con el lio que se armó con el Servicio de Rentas Internas estadounidense. Primero Justicia fue financiado con dólares de los contribuyentes norteamericanos a través del Instituto Republicano Internacional que a su vez recibió una concesión de 340 mil dólares por parte de La Fundación Nacional para la Democracia (NED) por ayudar a grupos opositores en Venezuela.
Durante el Golpe de Estado en Venezuela en el año 2002, Primero Justicia asaltó la embajada cubana en Caracas, destrozando carros, infraestructura y amenazando con matar al embajador y  obligando a que entregue a Diosdado Cabello y otros funcionarios de Chávez. Amenazaron con matar de hambre, cortar la luz a la gente de la embajada si no cumplían con sus peticiones. Todo esto está documentado extensamente en el libro El Código Chávez de la periodista venezolana-americana Eva Golinger.
Ahora podemos darnos cuenta que a este grupúsculo, cuya cabeza es el descarado Capriles, no le importa matar de hambre a la gente, peor matar a personas, esta tesis comprobada con las 9 víctimas de las últimas elecciones.
Para aquellos que se sienten parte de la elite gobernante o clase alta, o fingen ser de ella para no ser considerados clase media  o baja, todo esto es cuento de hadas. Dicen defender los estados tecnocráticos, democráticos, privatizados ya que el totalitarismo de estados socialistas solamente acaparan poder los gobernantes y ponen como ejemplo al líder cubano Fidel Castro, diciendo que posee cuentas astronómicas en bancos extranjeros o bajo las almohadas de ceda de su cama señorial. Hemos escuchado más de 50 años esas mentiras, jamás se han encontrado cuentas, nunca se han presentado pruebas, no han podido dar nombres de bancos o números de cuentas y si las han dado o no han existido o no se ha comprobado nada.
Los defensores o policías del mundo, a quienes aquellos defienden, pudieron acabar con las cuentas bancarias del líder libio Muammar Gaddafi  en menos de lo que canta un gallo, así también lo hicieron con cuentas de Hussein y no hablo de Barack Hussein Obama, sino del líder iraquí. Pero sorprendentemente no ha podido con Castro Ruz, así como no pudieron durante años con Obama, digo, Osama bin Laden.
Pero no culpemos a aquellos por su ignorancia, culpemos a la caja mágica, la televisión, o más bien, a los medios de comunicación. Estos lavan el cerebro mundial y hacen que gente con principios cambien estos y defiendan a criminales como Capriles, como si defendieran a su propio padre. También en el libro El Código Chávez se dice lo siguiente:
“No menos de 4 canales de televisión [sin mencionar radios y periódicos] se aliaron para que 24 horas al día en Diciembre de 2002 y Enero de 2003, transmitieran 17,600 anuncios propagandísticos en contra del gobierno, dedicando todos sus programas, sin descansar un segundo, a denigrar al gobierno con periodismo amarillista, para causar toda clase de alarmas y rumores para invocar el terror, precisamente.” Y luego vienen a decir que no hay libertad de expresión.
Lo que hay que defender son los estados-nación, soberanos, que velen por los pueblos, que entidades trabajen para el bienestar de la nación. En México olvidaron esto cuando Ernesto Zedillo privatizó todo, obviamente ahora vive en EE.UU. y es ejecutivo de muchas de las compañías que él ayudó a privatizar. Lo mismo sucede ahora en Europa, España por ejemplo es un país privatizado, ya no un estado-nación. Estas crisis son creadas para que vengan empresas poderosas y se adueñen de compañías y recursos a precio barato, sucedió en la ex URSS cuando cayó el socialismo.
El FMI no tiene nada que ver en esto dicen algunos, una pena que no conozcan cómo eran los tratados, las políticas del FMI cuando un gobierno llegaba al poder, para reflexionar esto solamente hay que escuchar el último discurso de Evo en la Cumbre de la CIDH en Cochabamba o revisar el libro de John Perkins, La Historia Secreta del Imperio Norteamericano, para que vean como el FMI maniobró la catástrofe ecuatoriana con el nefasto Lucio Gutiérrez.
La ignorancia es el pecado más grande del ser humano, pero peor aún saber y no hacer nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada